ELTON JOHN
Autobiografía

Texto y Fotografía: Penguin Random House

«Lo mejor del rock and roll es que alguien como yo puede convertirse en una estrella.»
La primera y única autobiografía de Elton John, publicada en simultáneo en todo el mundo.
Un retrato sincero, alegre y profundo del compositor y cantante con la más larga y exitosa trayectoria musical de la historia.

LA OBRA

En su autobiografía, Elton John nos revela la verdad sobre su extraordinaria vida. Reginald Dwight, su verdadero nombre, fue un chico tímido con gafas a lo Buddy Holly que creció en Pinner, un pequeño municipio a las afueras de Londres, y soñaba en convertirse en una estrella del pop. Con solo veintitrés años dio su primer concierto en Estados Unidos, ante un público sorprendido por su insólito aspecto: un mono amarillo chillón, una camiseta estampada de estrellas y un par de botas aladas. Elton John había aterrizado y el mundo de la música jamás volvería a ser el mismo.

Su trayectoria está repleta de momentos dramáticos, desde el rechazo que sufrieron sus primeros canciones (ya en colaboración con su inseparable letrista Bernie Taupin) hasta la locura que le envolvió cuando era una superestrella que dominaba las listas de ventas mundiales, pasando por sus flirteos con el suicidio, por su amistad con John Lennon, Rod Stewart, Freddie Mercury, Diana Spencer, George Michael, Giani Versace y Lady Gaga, o por su decisión de montar una fundación contra el sida. Mientras tanto, Elton escondía varias adicciones que lo atrapó durante más de una década.

En Yo, Elton también escribe de manera inspiradora sobre su proceso de desintoxicación y cómo cambió de vida, sobre cómo encontró el amor en los brazos de David Furnish y se convirtió en padre. Su voz en este libro es sincera, alegre y profunda, y en él nos habla de su música y de las personas que entraron en su vida, de sus pasiones y de sus errores. Esta historia permanecerá con los lectores para siempre, narrada de manera única por una de las mayores leyendas vivas de la música.

elton-john-on-stage

«¿Que no voy a poder cantar vestido así? Ya me preocuparé yo de eso»: el maestro de la timidez y la modestia se sube al escenario, a mediados de los años setenta. © Sam Emerson (por cortesía de Rocket Entertainment)

EL AUTOR

Sir Elton Hercules John, Comendador de la Orden del Imperio británico, es uno de los solistas musicales más aclamados y exitosos de todos los tiempos. Nació el 25 de marzo de 1947 en Pinner (Middlesex, Reino Unido) y su nombre de pila fue Reginald Kenneth Dwight. Con solo tres años sorprendió a su familia sentándose al piano para tocar de oído el «Vals de los patinadores». A los once años obtuvo una beca para estudiar en la Royal Academy of Music de Londres. El resto es historia. A lo largo de su carrera, ha obtenido 26 discos de oro, 38 de platino y multiplatino, y uno de diamante, con unas ventas que superan los 300 millones; asimismo, suyo es el single que más unidades ha despachado en la historia: «Candle In The Wind», en 1997. Es el artista masculino en solitario que ha cosechado más ventas en todo el mundo, solo superado por Madonna y The Beatles. Ha sido galardonado con, entre otros, trece premios Ivor Novello, cinco BRIT Awards, seis Grammys, un Oscar y un Premio Tony. Desde que lanzó su primera gira en 1970, ha dado más de cuatro mil conciertos en más de ochenta países. Además de pertenecer a la Orden del Imperio británico, es Oficial de las Artes y de las Letras de Francia, miembro del Salón de la Fama del Rock and Roll, Doctor honoris causa por la Royal Academy of Music de Londres y asimismo ha obtenido el reconocimiento de la Harvard School of Public Health por su labor contra el sida. Elton John es sin duda una leyenda viva de la música y una de sus más exuberantes superestrellas: ningún cantante ni compositor ha obtenido tantos éxitos y tan prolongados en el tiempo.

Fotos familiares

A la izquierda: En el exterior de Buckingham Palace con mi madre y mi abuelo Fred Harris, en junio de
1950. Colección familiar de Elton John. A la derecha: Mi adorable abuela, Ivy Sewell. © Colección familiar de Elton John.

Extracto del contenido del libro

«Me despertaron unos golpes en la puerta de la suite donde me alojaba. No pensé en quién podía ser porque no podía pensar. Tenía una de esas resacas que crees que no es resaca pues es imposible encontrarse tan mal por muchos excesos que hayas cometido, así que debe de ser algo más grave. No solo me dolía la cabeza sino todo el cuerpo, sobre todo las manos. ¿Desde cuándo las resacas dejan las manos doloridas? ¿Y por qué no se largaba quienquiera que estuviera aporreando la puerta, a pesar de que yo no paraba de ordenarle que se marchara? Pero continuaron los golpes mientras una voz me llamaba por mi nombre. Era Bob Halley. Me levanté. Esa resaca era increíble. Me encontraba peor que después de la fiesta de Nochevieja de Ringo Starr de 1974, y eso que había empezado a las ocho de la tarde y había acabado a las tres y media de la tarde siguiente. Peor que un par de años antes en París, cuando alquilé un piso con vistas al Sena con el pretexto de hacer unas grabaciones, y luego recibí un envío de cocaína de grado farmacéutico y me negué a ir al estudio. John Reid apareció una mañana con la intención de llevarme a rastras a una sesión, y se encontró con que yo seguía despierto desde la noche anterior y tan colocado que tenía alegres alucinaciones en las que bailaba con los muebles de la cocina. Debió de ser durante esa estancia en París cuando decidí afeitarme en mi estado alterado, totalmente fuera de mí, porque me entusiasmé tanto con la idea que me rasuré las cejas además de la barba. Todos esos sucesos tienden a fundirse en uno solo. Abrí la puerta y me encontré a Bob escudri-ñándome, como si esperara que dijera algo. Al ver que yo no abría la boca, dijo: –Creo que debes venir a ver una cosa. Lo seguí por el pasillo hasta su habitación. Cuando la abrió, apareció ante nosotros una escena de destrucción total. No había un solo mueble intacto, aparte de la cama. Todos los demás estaban de lado, del revés o hechos pedazos. Entre las astillas había un sombrero de cowboy que a Bob le gustaba llevar. Estaba del todo plano, como el de Sam Bigotes cuando Bugs Bunny deja caer un yunque sobre su cabeza. –Joder –dije–. ¿Qué ha pasado? Hubo un largo silencio. –Lo que ha pasado eres tú, Elton –respondió él por fin.» 

elton-young-at-the-piano

A laizquierda: Yo, con un aspecto de lo más normal, en la escuela de educación primaria de Pinner. © Colección familiar de Elton John. A la derecha: Con escuchar una melodía una sola vez, era capaz de tocarla al piano perfectamente de oído.
© Colección familiar de Elton John.

En el escenario del Troubadour

La noche en que cambió todo. En el escenario del Troubadour, vestido con mi mono amarillo y una camiseta estampada con barras y estrellas. Fotografía de David Larkham.

Bluesology en 1965

Bluesology en 1965. Esta foto se incluyó en la partitura de nuestro single «Come Back Baby», impresa con la ilusa esperanza de que hubiera alguien, aparte de Bluesology, que quisiera cantarla. © Mercury Records Ltd.

 

 

 

 

 

Dee, yo, Davey y Nigel en el Châteaud’ Hérouvilleen 1972

Dee, yo, Davey y Nigel en el Château d’Hérouville en 1972. Nótese cuál era mi idea de cómo ir vestido a una sesión de grabación. © Bryan Forbes.

Mi estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood

Conduciendo un carrito de golf dorado con unas gafas luminosas y una pajarita en la parte frontal para destapar mi estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Salta a la vista lo increíblemente contento que estaba con este giro de los acontecimientos. © Sam Emerson (por cortesía de Rocket Entertainment).

Aquí estoy con Leon Russell en Nueva York, 1970

Mi héroe. Aquí estoy con Leon Russell en Nueva York, 1970. Imaginaos esa cara mirándoos durante el concierto más importante de vuestra vida. Fotografíade Don Nix, © ColecciónOKPOP /Steve Todoroff Archive.

Con David Furnish, locamente enamorados

Con David Furnish, locamente enamorados y vestidos de Versace de la cabeza a los pies. © Greg Gorman.

En la pista de despegue con el Starship

En la pista de despegue con el Starship, recién pintado de nuevo, según mis indicaciones. © Sam Emerson (porcortesíade Rocket Entertainment).