Subestimando a Kim Jong-Un

Dictador de Corea del Norte

Autor: John C. Hulsman

15 de marzo de 2018.- Si el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y sus asesores continúan asumiendo que la disuasión tradicional no se aplica a Corea del Norte, es probable que pierdan la última partida de ajedrez geopolítico. La historia muestra que aquellos que confunden a sus adversarios políticos o militares con lunáticos suelen ser desastrosamente equivocados.

MILÁN – A lo largo de la historia, los observadores políticos han encontrado que los responsables de la toma de decisiones que se consideran “locos” son los más difíciles de evaluar. De hecho, el problema raramente es de psicopatología. Por lo general, la etiqueta simplemente indica un comportamiento que es diferente de lo que esperaban los analistas convencionales.

Esto seguramente fue cierto para el líder religioso sirio del siglo XII, Rashid al-Din Sinan. Durante la Tercera Cruzada, el supuesto “Viejo de la Montaña“, como se lo conocía, logró desbaratar un avance de los cruzados en Jerusalén al ordenar a sus seguidores que realizaran asesinatos selectivos. Después de llevar a cabo sus órdenes, los asesinos a menudo se quedaban quietos y esperaban ser capturados a la vista de la población local, para asegurarse de que su líder recibiera el crédito apropiado por el acto.

RadioactivoEn ese momento, tales acciones eran incomprensibles para la mente occidental. Los occidentales comenzaron a llamar a los seguidores del viejo hombre, “hashashin“, o usuarios de hachís, porque consideraban que la intoxicación era la única explicación posible para esa indiferencia “sin sentido” por el propio bienestar físico. Pero los hashashin no eran usuarios de drogas en general. Y, más concretamente, tuvieron éxito: su eventual asesinato de Conrad de Montferrat condujo directamente al colapso político de la coalición cruzada y la derrota de Ricardo Corazón de León de Inglaterra. Como Polonio dice de Hamlet, había un método para la locura del Viejo.

Hoy, el problema del análisis de líderes supuestamente lunáticos ha reaparecido con la crisis nuclear de Corea del Norte. Si el dictador norcoreano Kim Jong-un está loco no es simplemente una cuestión académica; es el corazón del asunto.

El gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, ha declarado inequívocamente que no tolerará la capacidad de Corea del Norte de amenazar a los Estados Unidos con armas nucleares. Según el consejero de seguridad nacional de Trump, H.R. McMaster, la posición de la administración refleja su creencia de que Kim está loco, y que la “teoría clásica de la disuasión” no se aplica.

Durante la Guerra Fría, el presidente estadounidense Dwight Eisenhower razonó que incluso si Stalin (y más tarde Mao) era homicida, también era racional y no deseaba perecer en un contraataque de Estados Unidos. La lógica de la “destrucción mutuamente asegurada” que subyace a la disuasión nuclear funcionó.

Sin embargo, si el líder de un estado con armas nucleares es un lunático que es indiferente a su seguridad física y la de quienes lo rodean, toda la estrategia de disuasión se derrumba. Si Kim está loco, la única opción es eliminarlo antes de que su régimen suicida pueda matar a millones de personas.

Pero, ¿está realmente loco Kim, o simplemente tiene una cosmovisión que desagrada a los analistas occidentales? Su dramática propuesta de celebrar una cumbre con Trump antes de mayo no parece encajar en la narrativa del “loco“. De hecho, parece el acto de alguien que sabe exactamente lo que está haciendo.

Considere tres consideraciones estratégicas que Kim podría estar sopesando:
Primero, su régimen podría estar planeando ofrecer concesiones que no tiene intención de cumplir. Después de todo, un acuerdo nuclear anterior que Estados Unidos negoció con su padre, Kim Jong-il, se descarriló por duplicidad. En 2002, los EE. UU. Descubrieron que el régimen estaba enriqueciendo secretamente el uranio apto para armas, en violación directa de su compromiso anterior.

De hecho, Corea del Norte ha demostrado una y otra vez que no cumple las reglas. Entra en negociaciones para extraer concesiones, como la ayuda alimentaria, y luego regresa a sus actividades objetables, iniciando así de nuevo todo el ciclo sísifo. No hay razón para pensar que esta vez será diferente. Pero la tortuosidad del régimen no debe confundirse con la irracionalidad o la locura. Simplemente al expresar su apertura a las conversaciones, Kim ya ha ganado parte de la legitimidad política que anhela.

En segundo lugar, en lugar de ser un lunático, Kim parece estar consciente de la historia reciente. Mientras que Saddam Hussein en Iraq y Muammar el-Qaddafi en Libia pagaron el precio máximo por abandonar sus programas nucleares, Kim ha avanzado en las capacidades nucleares de su régimen y ahora es tratado públicamente como casi igual por el hombre más poderoso del planeta. El régimen de Kim siempre ha buscado tal reivindicación por encima de todo lo demás.

Una tercera y última consideración es que Corea del Norte está jugando por el tiempo. Aunque acordó detener las pruebas nucleares y de misiles en el período previo a la cumbre, podría estar usando los meses intermedios para desarrollar tecnologías relacionadas. Por ejemplo, todavía necesita perfeccionar un mecanismo de reingreso atmosférico para hacer que sus misiles balísticos intercontinentales sean capaces de golpear el territorio continental de los Estados Unidos de manera confiable y precisa. Además, mientras la cumbre esté en juego, Corea del Norte no debe temer un ataque militar de los EE. UU. Ese es un premio perfectamente racional y sensible para que Kim lo persiga.

En total, la “apertura” de Corea del Norte probablemente sea mucho menor de lo que parece. Pero todavía se pueden obtener valiosos conocimientos estratégicos de la estrategia diplomática de Kim. El pensamiento de Corea del Norte refleja astucia, sin duda; pero también traiciona la voluntad de sobrevivir del régimen y su deseo de dominar la situación actual. Esto sugiere que Kim no está “loco” después de todo, y que la disuasión convencional seguirá funcionando, como lo ha hecho desde 1945.

Esa es una buena noticia para todos, pero especialmente para la administración Trump, dado que es casi seguro que no logrará ninguna concesión significativa de Corea del Norte en las próximas conversaciones.

Fuente: project-syndicate.org

https://www.project-syndicate.org/commentary/trump-kim-north-korea-talks-by-john-c-hulsman-2018-03

John C. Hulsman

John C. Hulsman es presidente y cofundador de John C. Hulsman Enterprises, una firma global de consultoría de riesgo político, y autora de To Dare More Boldly (Princeton University Press, 2018).