España
Pilares que sostienen el crecimiento de los Bancos

Texto: Prensa KPMG

La mejora de la situación económica es innegable: España crece por encima de la media de la eurozona, y para 2018 se prevé una expansión del PIB del 2,4% tras tres años con un crecimiento por encima del 3%. Unas cifras que se suman al descenso progresivo del desempleo y la inflación, y que tienen como consecuencia un sentimiento compartido de optimismo en las empresas españolas.

Ante este entorno, el sector bancario se marca como objetivo continuar mejorando sus resultados, tras cerrar 2017 con un incremento de su beneficio neto del 53,5%. Pese a que las previsiones apuntan a que así será, a lo largo de este año tendrán que hacer frente a importantes retos.

España crece por encima de la media de la eurozona

España crece por encima de la media de la eurozona.

Prueba de ello es que, seis de cada diez empresarios, considera la situación actual ‘buena’ y el 53% confía en que se mantendrá en 2018, según pone de manifiesto el informe Perspectivas España 2018, elaborado por KPMG.

Unas exigencias a las que hay que dar respuesta para hacer frente al segundo reto: la aparición de nuevos competidores. Las fintech, apoyadas en determinados nichos, han provocado un punto de inflexión al ofrecer nuevas experiencias de usuario. Pero, sin duda, el verdadero desafío llega con las big tech. Las grandes tecnológicas, con una gran capacidad de innovación y presencia en todo el mundo, apostarán por la prestación de servicios financieros.

Todo ello en un entorno que sigue caracterizándose por unos bajos tipos de interés que presionan a la baja la rentabilidad y el margen de los bancos. Pese a que este contexto se prevé transitorio, a la espera de la normalización de la política monetaria europea, es innegable que los bancos continúan operando en un contexto complejo.

España crece...Por último, los bancos continuarán afrontando el reto más ‘tradicional’ de todos: la regulación. Durante la última década, como consecuencia de la crisis financiera, las reglas del juego se han ido modificando al calor de la puesta en marcha de numerosas normativas. Un esfuerzo de adaptación que se verá incrementado de nuevo este año, con la aplicación de normas de gran calado como MIFID II, PSD2, IFRS 9 o el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

De este modo, 2018 se prevé un buen año para los bancos, con un progresivo fortalecimiento y recuperación progresiva de rentabilidad. Aunque con numerosos retos en la agenda a los que hacer frente mientras llega la esperada normalización de la política monetaria.