El Dinero:
Alimento que Genera Riqueza

Texto: Manuel Perez, MPA, CAMS

El dinero se parece mucho a la comida: alimenta nuestro crecimiento como sociedad y comunidades humanas. Pero, al igual que la comida que ingerimos, raramente nos preguntamos de donde viene.    como comemos cuando tenemos hambre, si hay que pagar, usamos dinero.

A mí me pareciera que casi todos tratamos al dinero como una forma de comida: no buscamos mas alla de donde lo podemos conseguir, y aceptamos ciegamente las instrucciones y opinions de los demás al respecto. Y cuando no hay comida, usualmente haces lo que sea para conseguirla, sea correcto o incorrecto. Afortunadamente, el mundo del Siglo Veintiuno ha eliminado muchas de las hambrunas que recurrían en el pasado, pero aun existe en aquellos lugares en que hay pobreza económica, pues en muchos lugares se necesita dinero para poder alimentarse.

Dinero en monedas y billete

Es interesante considerar que hoy en día casi todo lo que sabemos sobre el dinero y las teorías económicas lo aprendimos de información y propaganda comercial o del gobierno, la cual enfatiza la escasez y competencia. Y esta información suena lógica porque nuestras vivencias infantiles y como adultos nos indican que:

  1. Lo que tenemos en nuestros bolsillos y carteras tiene un valor,
  2. Cuando gastamos nuestro dinero no hay mas hasta que lo consigamos, y que
  3. Conseguir dinero requiere esfuerzo.

Pero estas creencias y confianza en nuestro dinero puede perderse y se ha perdido cuando los individuos descubren que de pronto no pueden comprar nada con su dinero, lo cual ocurre frecuentemente con los billetes impresos en todo pais que pierde una Guerra, entre otras situaciones nefastas. Y esta falta o pérdida de confianca en los billetes es una gran razón por la que muchas personas prefieren las monedas, dinero “contante y sonante”, joyas, o metales preciosos cuando se les da la opción. Y cuando la moneda nacional no es acuñada de metales preciosos, como el oro o la plata, cualquier pérdida de confianza puede destruir la economía nacional al reducir el valor del dinero disponible para el comercio a la vez que destruye la riqueza del país al eliminar el valor de los depósitos bancarios y ahorros de la población y las empresas.

Dinero en efectivo

Pero consideren la posibilidad de que todo lo que conocen sobre el dinero es sencillamente sobre el uso de dinero entre personas. ¿De que los pagos, compras, recibos y entrega sigan las tradiciones del trueque y regateo tradicionales? Como explica Robert Kiyosaki, autor de “Padre Rico, Padre Pobre”, necesitamos pensar de una forma distinta si queremos acumular grandes riquezas.   ¿Por qué? Simplemente porque hay otras etapas o tipos de dinero, incluyendo uno que se alimenta de los sistemas bancarios y financieros, y que va mucho mas allá del comercio personal y entra a lo que es el capital financiero y de trabajo, y la riqueza de las naciones. Este segundo sistema literalmente transforma a la deuda en un bien valioso, canjeable y que da ganancias, y es un elemento fundamental para el desarrollo del comercio internacional.

Ahora bien, hay un tercer sistema monetario: el de gobierno, influencia y poder, el cual incluye a los gobiernos corporativos y de organizaciones multinacionales. Este tipo de dinero va mucho mas alla del comercio y la compra-venta tradicional. Y antes de que se fortaleciera con el desarrollo del dinero financiero y bancario se fundamentaba en su capacidad o poder punitivo, legislativo, y los ejércitos que garantizaban su soberanía.   Y ellos acumulaban la riqueza nacional para crear el “Tesoro” que garantizaba el pago de los ejércitos y otras organizaciones del gobierno. En el pasado, los reyes acuñaban monedas como símbolo de su poderío, hechas con metales valiosos y con un valor específico para el pago de impuestos y el comercio.   Esto era dinero “contante y sonante”, y los metales preferidos eran el oro y la plata.   Es de notar que cuando un gobierno se encontraba con escasez de los metales preciosos, le bajaban la cantidad de ese metal a su moneda, pero tenían que hacerlo en secreto a fin de evitar que la gente perdiese confianza en la moneda y esta perdiera su valor.

En mi libro “Cash In!”, Segunda Edicion, describo los 3 Ecosistemas Monetarios y como se puede sacar provecho de cada uno. Y en estas páginas, en artículos futuros, entraré en detalle y daré mis opiniones sobre distintas situaciones y oportunidades de la vida real.   Es de notar que quizás los únicos economistas que estarán abiertos a mis ideas serán los “Economistas Conductuales” (Behavioural Economists) del cual el Dr. Richard H. Thaler, PhD, quien acaba de ganar el Premio Nobel, es un ejemplo notable.   Yo no soy economista, siendo Administrador Público con amplia experiencia empresarial y en desarrollo municipal y comunitario, y yo digo lo que veo: no lo que dice la teoría. Los economistas conductuales hacen lo mismo, y están transformando la ideología de esa profesión.

El valor simbólico del dinero

Por eso, ahora puedo concluir con mi propuesta muy lejana de la ortodoxia económica formal, que el dinero resulta ser un alimento distinto para los tres ecosistemas que he descrito:

  • El sistema de comercio y pagos se alimenta del dinero que todos conocemos y manejamos a diario en nuestros quehaceres diarios;
  • El sistema bancario y financiero se alimenta de los compromisos establecidos sobre entrega y recibo de dinero, creando más dinero al utilizar las deudas de sus clientes como un valor, un instrumento monetario que se multiplica;
  • El sistema de gobierno, influencia y poder, en que los “favores” pueden tener valor económico, así como las amenazas y decisiones.

Por favor siéntanse libres de hacer comentarios y preguntas pues, siguiendo los lineamientos de Richard Thaler, PhD, sus opiniones, comentarios y lo que ustedes hacen es muy importante, y tan válido como lo que yo mismo hago y propongo, siempre y cuando se fundamente en la conducta real y no lo que propone una teoría académica que no ha pasado por el filtro de la prueba científica.

Lo importante es que ¡aprovechen este alimento que genera riqueza!